• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

INFORME ESPECIAL

Presente y futuro de la crisis del COVID-19

Cómo atraviesan el hoy y cómo proyectan el futuro del negocio después de la pandemia en los estudios jurídicos.

Image

Hugo Vivot

Hope, Duggan & Silva

¿Cómo está atravesando el estudio la crisis del COVID-19?

En Hope, Duggan & Silva  estamos atravesando bastante bien el aislamiento dispuesto por el Estado. Como primera cuestión, pudimos ratificar la muy buena respuesta de toda la gente que integra el Estudio que, ante la incertidumbre que existía al principio, supieron estar a la altura de las circunstancias mostrando su compromiso y unidad, aportando ideas, haciendo cada uno esfuerzos en sus áreas, competencias y responsabilidades. 

Otro factor que claramente ayudó y que estamos ahora confirmando que fue una decisión acertada y que en circunstancias normales no luce tanto, es la constante inversión y actualización en tecnología. Todas las áreas del estudio, incluso las de soporte como la administración, pueden trabajar remotamente y sin inconvenientes, a pesar de que no podemos usar nuestras oficinas durante el aislamiento dispuesto por el Gobierno. 

Por otro lado, en nuestro modelo de negocio, la inmediatez de los socios con todos los clientes y los temas y el ágil y fluido vínculo entre todos, ayuda a este proceso, porque claramente ante la incertidumbre, sensibilidad y delicadeza de los desafíos que enfrentan los clientes se encuentran con la confianza, disponibilidad y seguridad que genera un inmediato contacto con un socio. Esto es algo que, en los actuales momentos, nos parece un activo importante de HDS y es valorado por nuestros clientes.

Una de las cuestiones que impactaron en la actividad, fue la suspensión de los vuelos y el cierre de las fronteras, por lo que debimos suspender las rondas de visitas a y de nuestros clientes del exterior previstas para este año, confiados en que se reprogramarán en algún momento. Si bien los contactos siguen, incluso con mayor intensidad que en tiempos normales, las relaciones interpersonales y presenciales nos parecen insustituibles.

¿Cuáles fueron las principales medidas tomadas al respecto?

Vinculado con lo anterior, ante los desafíos que presenta el home-office, nos centramos en la necesidad de reforzar el vínculo de pertenencia, el trabajo en equipo e incluso la comunicación y contención de nuestros equipos. La gente que es parte de HDS, realmente valora la importancia que le damos al factor humano y a estos gestos, incluso pueden dar cuenta de ello todos los que tuvieron una experiencia laboral en el estudio. En tal sentido, los socios administradores y cada socio con su equipo, buscamos el dialogo fluido, permanente y con mensajes positivos.

También constituimos un equipo encargado del constante relevamiento de todas las medidas dictadas tanto por el Estado Nacional como por las distintas jurisdicciones, con motivo del COVID-19.  Ese equipo, no sólo está encargado de detectar cada norma dictada, sino que va más allá y analiza el impacto de esa norma en las actividades y negocios de nuestros clientes, quienes realmente valoran ese aporte.

Otra cuestión que hicimos, sin que represente una dificultad mayor, fue constatar el accesibilidad y uso por parte de todos los miembros del estudio de la gran cantidad de herramientas tecnológicas que el Estudio dispone, para que el servicio a nuestros clientes pueda ser prestado sin inconvenientes.

¿Qué cambios cree que se producirán, pasada la pandemia? ¿Cree que el crisis generará algún tipo de oportunidad de negocios?

Entiendo que en estos momentos, tampoco las autoridades tienen claro cómo ir liberando el aislamiento social y preventivo impuesto.  Por lo menos no hay mensajes claros. Por nuestra parte, estamos avizorando una primera etapa de transición, en la que se volverá a una actividad más presencial, aunque con restricciones, que busquen -por ejemplo- evitar en lo posible reuniones y/o que los participantes en las mismas sean los estrictamente necesarios.  Además, teniendo en cuenta la situación y los casos puntuales de nuestro personal, iremos viendo cómo se irá implementando la concurrencia al Estudio, quizás la rotación de los equipos que deban realizar actividades presenciales y lógicamente con un protocolo de seguridad interno, que siga las mejores prácticas sanitarias.

Esta crisis también nos dejó  a todos una mayor conciencia de cuidar nuestra salud y la de los demás.  Ya no podremos admitir, tanto en nuestro trabajo como en nuestras actividades sociales, ese comentario al pasar de “estoy un poco engripado”.

Es claro que esta pandemia tuvo mas activas a determinadas áreas del Estudio, tales como nuestro departamento de Derecho Laboral, el de Administrativo y Regulatorio, el Corporativo por el impacto de estas medidas en los diversos contratos y la renegociación de varios de ellos, el área corporativa con la realización de actos societarios (reuniones de directorios y asambleas de accionistas en forma remota)  aunque el resto de las áreas también estuvieron activas.

Si bien las medidas dispuestas por el Gobierno, con motivo de la pandemia, han generado oportunidades de negocios, principalmente para algunas de las actividades consideradas esenciales, es claro que este aislamiento ha precipitado la inclinación de la gente común hacia la tecnología y hacia la actividad y comercio electrónicos.  Esto presenta un desafío para todos, para que los marcos jurídicos, incluso los laborales, se adecuen a esta nueva realidad económica y forma de hacer negocios que se va a imponer, guste o no.  Además, para todas las actividades afectadas por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio e incluso para aquellas actividades que pudieron verse favorecidas por esta coyuntura, se requerirá de inversión para su reactivación y también para su crecimiento sostenido y para ello será necesario contar con un horizonte  macroeconómico  despejado. Superada la cuestión puntual de las medidas dispuestas a raíz del COVID19, entiendo que la solución a la cuestión de la deuda pública y un panorama macroeconómico razonable, son los que aportarán verdaderamente a un clima de negocios sustentables.  Como mucho se ha dicho con motivo de esta pandemia, nadie se salva solo y estamos todos en un mismo barco.  La oportunidad de un negocio puntual, no es una solución sustentable.

© 2020 AUNO Abogados. Todos los derechos reservados.