• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PORTADA

PAGBAM,
una nueva etapa

El estudio comenzó un proceso de renovación hace dos años. En este marco, varios de sus integrantes nos cuentan cómo enfrentan la actual situación y su visión del negocio a futuro.

¿Cuáles son los temas principales que enfoca el Comité Ejecutivo para esta nueva etapa?


P. Eugenio Aramburu
: Varios, y muy desafiantes. En primer lugar, cuidar a nuestra gente y a nuestros clientes y asistentes a nuestras oficinas. Debemos asegurarnos que, en esta nueva normalidad, todos trabajemos seguros, cuidando a las personas y a los que viven con ellas. En ese sentido, el estudio comenzó a trabajar en forma total bajo la modalidad home office antes de que se dispusiera el aislamiento obligatorio. Tenemos un estricto protocolo y recomendaciones para asistir al estudio. Y, cuando regresemos a la nueva normalidad, lo haremos paulatinamente. Nos consideramos pioneros en el home office. Lo establecimos en febrero de 2018 para los días viernes y sin dudas lo profundizaremos en la nueva normalidad.

El segundo desafío es brindar cada vez un mejor servicio legal, proactivo y eficiente, en un contexto cada vez más demandante y competitivo.  Nuestros clientes precisan que comprendamos su negocio, sus proyectos y sus necesidades.  La respuesta legal tiene que estar a la altura de esas exigencias.  Una respuesta demorada no sirve; tampoco una respuesta confusa, teórica, ambigua o innecesariamente extensa. El abogado tiene que responder en forma inmediata, o lo más rápidamente posible, en forma clara y directa.  Advirtiendo los riesgos si existen, pero brindando las soluciones.  Debemos ser cada día más proactivos.  Esa es la cultura de PAGBAM y trabajamos para inculcarla a todos nuestros abogados. Obviamente, para ello necesitamos los mejores abogados y nuestro sistema de recruiting y formación profesional está 100% enfocado en ello.

Luis Barry: Para estar a la altura, y prestar un servicio de excelencia a un costo competitivo, estamos invirtiendo mucho en tecnología. Nuestro norte es estar permanentemente a la vanguardia, cumpliendo así con las necesidades de nuestros clientes y los deseos de nuestra gente, que nos presentará la nueva normalidad.  

Las inversiones en materia de tecnología nos permiten trabajar mejor y más rápido, tener información en tiempo real para ser más eficientes en el uso de nuestros recursos, y asignar mejor los equipos de trabajo.  Además, podemos brindar cada vez más y mejor información a nuestros clientes sobre las tareas realizadas y el tiempo dedicado, profundizando la transparencia en la forma en que brindamos nuestros servicios, que es uno de nuestros propósitos fundamentales.

Guillermo Quiñoa: Estamos muy contentos, además, porque en estos últimos años hemos logrando transitar con marcado éxito la transición generacional. El estudio está por cumplir 30 años y desde su creación siempre ha estado entre los principales despachos argentinos.  Hoy los socios fundadores siguen trabajando como el primer día, pero han tenido la sabiduría y la generosidad de dejar la gestión y la administración del estudio en manos de un comité ejecutivo 100% integrado por una nueva generación.  Todos los miembros del Comité ingresamos al estudio como abogados juniors.  Nos hemos formado y hemos crecido en PAGBAM, aprendiendo de los fundadores y al lado de ellos.  Y nuestro propósito es continuar con esa filosofía.  Para ello, desde el comienzo de la gestión del nuevo comité ejecutivo, creamos comisiones internas, que son ámbitos de decisión, con autonomía, integradas por socios y asociados que tienen a su cargo las áreas más importantes de nuestra organización: desarrollo profesional, marketing, tecnología, pro-bono, etc.  Esos abogados, que ya comienzan a tomar decisiones, a saber cómo funciona un sector del estudio, serán los futuros líderes, asegurando así la transición generacional.

A raíz de la crisis del Covid-19, ¿hubo en el estudio un replanteo en materia tecnológica?

Lautaro Ferro: Mucho tiempo antes de que irrumpiera la pandemia Covid 19 habíamos adquirido sistemas y softwares para poder trabajar en forma remota, tanto los abogados como todo el personal administrativo y, con el asesoramiento y asistencia de una consultora, habíamos adquirido e implementado un nuevo software de gestión, totalmente integrado, para la carga remota de tiempos, facturación y cobranzas. Contar desde hace años con estos sistemas informáticos, que nos permiten trabajar de manera colaborativa y a distancia, hizo posible que cada uno de los integrantes de PAGBAM pudiera seguir trabajando desde su casa de la misma manera que lo hacía desde la oficina, a pesar de la crisis del Covid 19.

Durante la pandemia, concretamos la adquisición y pusimos en funcionamiento un nuevo software de manejo y archivo de documentos, utilizado por varios de los principales estudios internacionales, porque entendemos que es la hora de redoblar la inversión en tecnología.

Marcelo Núñez: A fin de apuntalar el proceso, en estos meses hemos llevado adelante capacitaciones y distribuido instructivos sobre las plataformas con las que contamos para comunicarnos. Además de ocuparnos de que todos tuvieran el equipamiento necesario para trabajar. El trabajo de la Comisión de Tecnología, compuesta por un grupo diverso de miembros, integrado por nuestra gente de Sistemas, por abogados de diferentes áreas de práctica y por integrantes del staff administrativo, nos permite analizar la manera de trabajar de todos los que formamos PAGBAM e implementar las soluciones que mejor se adapten a cada área. PAGBAM e implementar las soluciones que mejor se adapten a cada área.

Sin dudas continuaremos invirtiendo en tecnología para seguir acompañando a todo nuestro equipo cuando se vuelva  a trabajar total o parcialmente desde nuestras oficinas.

En medio de este proceso de cambios ¿Cómo transitan el tema diversidad?

María Gabriela Grigioni: Una de nuestras metas más importantes es ser cada vez más diverso, en particular tener como objetivo alcanzar la igualdad de género. PAGBAM tiene uno de los equipos de abogadas de mayor antigüedad en el mercado jurídico, desde su fundación hace 29 años la participación de abogadas ha sido siempre relevante. La actuación de las socias y abogadas siempre ha sido destacable y actualmente casi el 50 % del estudio está conformado por mujeres. Este año fueron promovidas a consejeras tres abogadas, y todos los sectores del estudio tienen abogadas que participan activamente, y prácticamente todo nuestro equipo gerencial administrativo está conformado por mujeres. Esa historia ha marcado una característica propia en el trabajo del estudio, en las relaciones profesionales, en el armado de equipos y en el asesoramiento que brindamos, algo que está en su propio ADN: fomentar la participación de todos y promover sus carreras profesionales.

Promovemos a todos los profesionales en forma efectiva: en el trabajo diario, en los casos de la práctica profesional, especialmente en la activa participación y liderazgo de abogadas en sus propios equipos y en facilitar un ambiente diverso teniendo en cuenta factores culturales, etarios y de género. La experiencia de los socios fundadores y de mayor antigüedad en la profesión se consustancia en el trabajo diario con la innovación de las nuevas generaciones de abogados y paralegals, a fin de brindar un ambiente profesional y laboral que aporta el mejor servicio posible a los clientes.

Promovemos la excelencia del servicio jurídico, sin discriminación de género, edad o cualquier otra limitación o sesgo y ello se evidencia en la apertura que PAGBAM demuestra al seleccionar a los paralegals que comienzan su entrenamiento, como también a los abogados que inician su carrera en el estudio.

Buscamos fomentar un equilibrio entre la vida personal y laboral, que permite compatibilizar ambos aspectos y desarrollarse plenamente. Por ejemplo, antes de la pandemia Covid 19 ya teníamos implementado el part time un día a la semana, y las abogadas que cursan su embarazo y luego de su licencia, podían optar en tener un régimen part time.

¿Cuáles creen que serán las claves del negocio en el pos- Covid?

Guillermo Quiñoa: Hoy buena parte del conocimiento legal está prácticamente al alcance de todos, incluyendo a los clientes y potenciales clientes.  Mucho del trabajo legal, mal que nos pese, se ha convertido en un commodity.  Y en nuestro país existen muchos y excelentes abogados.  Por ello la clave será que nuestros abogados no sólo brinden el conocimiento de la ley y la jurisprudencia o los precedentes, sino que en cada caso aporten ese plus, ese valor agregado, ese “ir más allá”, para distinguirse y establecer una diferencia. El seguimiento de los temas, del cliente, la proactividad, dar una respuesta útil y eficaz para el cliente, será una de las claves del negocio. Asimismo, el servicio personalizado a las necesidades del cliente, que incorpore nuevas formas de feedback y contacto con los clientes, serán atributos muy valorados que distinguirán a los estudios.

Luis Barry: En esa línea se encuentra la incorporación de herramientas inteligentes o con inteligencia artificial que nos permiten estar siempre en la vanguardia en la prestación de servicios legales. Por ejemplo, hemos lanzado recientemente una smart tool denominada “swift notification test” que permite en pocos segundos, de forma gratuita y remota confirmar si una operación de concentración económica debe ser notificada a la autoridad de competencia de la Argentina. Esta herramienta es un hito para nuestro país y confiamos que será la primera de muchas otras.

Otra clave será poder ofrecer tarifas competitivas y ser creativos en el ofrecimiento de acuerdos de honorarios ajustados a las necesidades, presupuestos y expectativas de nuestros clientes.  Necesitamos trabajar más y mejor, pero no necesariamente por un honorario superior. La crisis y la pandemia han golpeado a muchos sectores, y hoy los clientes valoran el acompañamiento que podamos brindarles y que les demostremos que queremos asistirlos y acompañarlos en este contexto que -para muchos- es complicado.

P. Eugenio Aramburu: Finalmente, otro aspecto fundamental es alentar a nuestros abogados a que se sigan perfeccionando y especializando en las nuevas áreas de derecho que se abren en forma permanente: la economía del conocimiento, privacy law y el manejo de datos personales, el derecho de las tecnologías, de las comunicaciones, las nuevas regulaciones laborales que demande el home office, la planificación impositiva ante estados cada vez más necesitados de recursos, las reorganizaciones empresarias que traerá la crisis y su impacto en materia antitrust, etc., nos dan la oportunidad de capturar nuevas áreas de negocios y continuar a la vanguardia en el mercado legal.

También incorporaron el área de marketing. ¿Cómo fue la experiencia?

Santiago Daireaux: Nuestra comisión de Marketing siempre existió, pero hace algunos años decidimos contar con profesionales del área de comunicación, in-house y externos, dedicados 100% a las tareas de comunicación, marketing y desarrollo de negocios. Ello nos permite ordenar los esfuerzos particulares de cada abogado y trabajar en acciones coordinadas.

Nuestra área de Marketing se encarga de la planificación, gestión e implementación en comunicación interna y externa, branding, marketing, eventos locales e internacionales, publicaciones, relaciones públicas y prensa. El objetivo es siempre hacer conocer nuestro trabajo, nuestros valores, nuestra historia y lo que representamos, combinado con el lanzamiento -hace un tiempo- de nuestra nueva imagen de marca e institucional. Estamos permanentemente actualizando nuestra página web y tenemos una presencia muy fuerte en redes sociales.

Actualmente todos nuestros esfuerzos están enfocados en lo digital. Trabajamos desde el primer día de aislamiento en nuestro portal con todo lo relacionado al COVID-19 para mantener a nuestros clientes informados en todo momento, desarrollamos dos ciclos de webinars, con 20 charlas hasta el momento, y estamos trabajando en ampliar nuestras plataformas y canales de contacto con nuestros clientes.

Estamos muy satisfechos de lo hecho hasta ahora, y la intención es seguir evolucionando cada día más.

¿Cómo implementan el trabajo Pro Bono?

Nicolás del Hoyo: Nos consideramos pioneros en el trabajo Pro Bono, logrando precedentes muy valiosos de interés público, por ejemplo en materia de acceso a la información pública, antes incluso de que este tema tuviera regulación legal expresa.  Nuestro trabajo en el área se organiza alrededor de la Comisión PAGBAM Pro Bono, que  está formada por abogados de varias jerarquías (socio, consejero, abogados senior), lo que la enriquece con distintas miradas y aproximaciones diversas a los temas Pro Bono.

Asesoramos principalmente a asociaciones y fundaciones, y a otros entes que tengan como finalidad el bien común. También brindamos apoyo a personas humanas en situación de vulnerabilidad.

Llevamos adelante temas de diversa índole, como por ejemplo asesoramiento legal en materia societaria, impositiva, laboral, civil (salud y discapacidad, derecho inmobiliario, familia y patrimonial), comercial, y administrativa. El ámbito de actuación incluye la  evacuación de consultas, la emisión de informes de investigación, presentaciones en sede administrativa o judicial, etc.

Como consecuencia de la pandemia del Covid-19  formamos un equipo especial para la atención de casos específicos relacionados con esta emergencia, todo ello en el marco del compromiso que el estudio mantiene con la Comisión de Trabajo Pro Bono del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

El estudio tiene un especial interés en el trabajo Pro Bono y en que todos sus miembros  cumplan, al menos, una cantidad relevante de  horas al año en este tipo de actividades.  Al finalizar cada año el estudio brinda un reconocimiento público al profesional que se haya destacado particularmente por su trabajo Pro Bono.

Sponsors Plata

Compartir esta artículo en redes sociales
Image
Contacto y redes sociales
© 2020 AUNO Abogados. Todos los derechos reservados.