• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

NOTA DE PORTADA

La importancia del equipo

Marcelo Tavarone, Gastón Miani y Nicolás Eliaschev analizan las reacciones del mercado y la actualidad del estudio Tavarone, Rovelli, Salim & Miani.

¿Cómo encontró al estudio la crisis del Covid-19?

Marcelo Tavarone: Descubrimos que ni siquiera nosotros éramos conscientes de lo bien preparados que estábamos. Rápidamente reaccionamos liberando al personal de concurrir a la oficina y gracias a la inversión que hemos venido haciendo en materia tecnológica durante los últimos años, fue relativamente fácil adaptarse al trabajo online. Una vez resguardada la salud de la gente, nos ocupamos de asistir a los clientes (que tan pronto como se adaptaron al nuevo contexto, comenzaron casi de inmediato a requerir nuestros servicios). También hicimos foco en mantener la robustez financiera del Estudio, con un “plan de crisis” que venimos ejecutando con excelentes resultados.

Hoy estamos transitando el proceso con mucho orden y con la plena convicción de mantener el equipo hasta que vuelva la normalidad. Hay un contexto adverso para los negocios, pero los abogados seguimos siendo necesario, aun cuando las cosas no estén muy bien y, para estar a la altura de los desafíos, hay que tener un equipo listo para responder a las necesidades de los clientes.

Somos muy optimistas en el mediano y largo plazo.

Habitualmente se habla de oportunidades en las crisis ¿Creen que esta las tendrá?

MT: Sin dudas. En lo inmediato, hay una gran necesidad de asistir en procesos de reestructuración y crisis. Esto conlleva oportunidades inmediatas para nuestras áreas de Litigios y también de Banking y Capital Markets. Y cuando eso termine, será necesario volver a hacer negocios. Se va a necesitar infraestructura y las personas van a volver a consumir (muchos quizá más que antes, en función de lo que se ha dado en llamar “consumo revancha”). Y para todo eso hará falta financiamiento. También va a necesitarse asesoramiento impositivo para todas esas cuestiones.

Para cada una de esas necesidades, nuestro equipo está y seguirá estando listo para responder.

 

Image

 ¿Cómo observan el panorama futuro de mercado de capitales?

MT: Es difícil hacer pronósticos pero está claro que el futuro cercano es complicado y es una época para pensar más en reestructuraciones que en financiamientos genuinos de consumo e infraestructura. Pero cuando la economía responda favorablemente y los problemas empiecen a solucionarse (eso va a suceder en algún momento) los mercados de capitales volverán a ser necesarios. Y seguiremos viendo negocios y oportunidades.

Por supuesto que eso va a requerir muchos ajustes, empezando por la normativa cambiaria. El actual marco cambiario solo puede interpretarse como una respuesta a una coyuntura adversa, pero es esperable que algunas normas se flexibilicen en algún momento y permitan un contexto más favorable a las transacciones y, en particular, a la búsqueda de financiamiento e inversión del exterior.

¿Cuáles son los temas del ámbito tributario que hay que tener en cuenta después de la etapa de aislamiento social?

Gastón Miani:,Para esa etapa muchas empresas habrán acumulado obligaciones fiscales sin pagar (ej. anticipos, saldo de la declaración de ganancias del 2019, IVA, Ingresos Brutos, etc.).  Para salir de esta situación, se espera que haya una moratoria general (no sólo para las Pymes), con condonación de intereses y sanciones y amplias facilidades de pago. 

Si el Congreso no aprueba esta moratoria y, además, insiste en crear nuevos tributos: como es el proyecto del impuesto sobre las grandes patrimonios, los contribuyentes van a resistir en tribunales planteando la improcedencia del pago de intereses resarcitorios y punitorios atento a que lo mora no puede ser atribuida al propio contribuyente, como así también atacaran por resultar confiscatorio la prohibición de aplicar el ajuste por inflación impositivo de manera plena, o la falta de actualización los quebrantos, o cualquier intento de cobrar sumar nuevos tributos a la pesada mochila que hoy tienen que soportar las empresas.

 

Tanto en energía como en infraestructura, ¿cuáles son los temas clave de la Argentina?

NIcolás Elischev: Los temas claves nos parecen los siguientes:

  1. En forma complementaria al decreto referido al denominado barril criollo, la expectativa es entender qué medidas adoptará el Gobierno Nacional para fortalecer el desarrollo de Vaca Muerta de cara a los desafíos globales y también propios de las Argentina. En tal sentido, será importante comprender las señales referidas, por una parte, al precio del gas natural y su traslado a los distintos tipos de usuarios, así como lo referido a la reanudación del plan de obras para la expansión de gasoductos. En sentido transversal a todo lo expuesto, comprender si el Gobierno avanzará con el proyecto de ley que había anunciado para fortalecer el blindaje jurídico de Vaca Muerta.
  2. Respecto a la generación de energía eléctrica, queda por entender si el Gobierno retomará planes para una cuarta central nuclear, el futuro de los proyectos hidroeléctricos y cómo profundizar la inserción renovable para cumplir con los mandatos legales.
  3. Respecto a transporte y distribución tanto de gas como de electricidad resultará importante conocer cuan pronto se pueda dejar de lado el congelamiento de tarifas que atentan contra las inversiones en el sector.
  4. Finalmente, con respecto a infraestructura en general, el desafío es el que se presenta a continuación: si en toda faceta recesiva la obra pública es decisiva para impulsar la reactivación, será necesario entender cómo encarará el Gobierno tal obra pública con presupuesto limitado y esquemas alternativos que tampoco parecen hoy viables como PPP. Esto es especialmente cierto en el caso de los corredores viales y los contratos PPP cuya rescisión parece intentar el Gobierno.

La suerte de todo lo anterior está directamente ligado también al éxito o no que se alcance en el marco de la restructuración soberana.

 

¿Cómo piensan la práctica de la abogacía a futuro?

MT: Me imagino una profesión donde cada vez pesan más el talento y las iniciativas de las personas, inclusive por encima de las denominaciones. Nosotros hemos construido una marca pero esa marca se apoya en la reputación de los individuos y equipos que la integran.

Creo que las firmas se van dando cuenta cada vez con mayor intensidad de la importancia de la gente y el desafío sigue siendo que los estudios sean un ámbito adecuado para el desarrollo de esa gente. La captura y retención de talento es uno de los mayores desafíos, junto con la fidelización de los clientes.

En cuanto a lo instrumental, la tecnología sigue adquiriendo un rol cada vez más importante. En ese marco, la pandemia y la cuarentena aceleraron algunas cuestiones, como el trabajo remoto y el uso de bases de datos. Pero hay que tener cuidado y mantener un “tronco común”, evitando que las firmas se conviertan en meras plataformas tecnológicas, para lo cual es importante mantener una noción de identidad y pertenencias lazos entre las personas que la integran.

En una
entrevista anterior ponías como de máxima importancia dentro del estudio, al capital humano. ¿Cómo trabajan la selección, el reclutamiento y la capacitación?

MT: El equipo es nuestro activo esencial. Nada hay más importante en un estudio jurídico que su equipo de profesionales y de apoyo al negocio. Lograr el mantenimiento de las condiciones laborales y preservar la continuidad de todos es una prioridad absoluta, en particular durante la crisis del COVID 19, como también lo ha sido mantener el proceso de evaluaciones, la capacitación y la asignación de trabajo en forma coordinada y eficiente, así como el contacto directo de los socios con cada uno de los integrantes de las respectivas áreas, poniendo el acento en la coordinación constante del trabajo en equipo.

Las herramientas online nos han permitido estar cerca de la gente durante estos meses y mantenemos llamadas y reuniones virtuales con todos. Es importante que los abogados, paralegals y áreas de apoyo al negocio se sientan acompañado por el Estudio y por sus líderes.

Inclusive en esta etapa hemos estado entrevistando potenciales candidatos mediante la modalidad online. Siempre queremos conocer gente joven, motivada y con ganas de integrar el equipo porque estamos convencidos de que esa la forma de diferenciarse.

En cuanto a la capacitación, antes de que comenzara la pandemia veníamos dando tanto cursos internos como otros tercerizados y si bien hemos mantenido algunos de estos últimos mediante la modalidad “online”, estamos ahora planeando la continuidad de cursos internos mediante el uso de Teams.

¿Perciben un cambio de las necesidades de los clientes en los últimos años?

GM: Claramente la abundancia de regulaciones y controles cambiarios han modificado la forma en que los clientes esperan que trabajemos. Se nos exige que conozcamos esa área del derecho y que podamos resolver cuestiones de gran complejidad, siempre buscando la forma de hacer las cosas, pero cumpliendo con la Ley.

También hay una mayor demanda de servicios de nuestras áreas de Litigios y de Derecho Administrativo. Son consecuencias lógicas de la crisis económica y de una mayor intervención del Estado en las distintas actividades.

Y, por supuesto, hemos tenido que aumentar nuestra oferta de servicios impositivos. La presión fiscal que experimentan empresas y personas hace que los abogados cumplamos un rol muy importante, tanto a la hora de asesorar como a la hora de defender a nuestros clientes ante los Tribunales.

¿Cómo canalizan el trabajo Pro Bono?

NE: Tenemos un equipo que coordina los temas Pro Bono, pero tratamos de que sus integrantes roten. Y estamos coordinados con el Colegio de Abogados en esta materia. En los últimos años hemos puesto mucho más foco en estas cuestiones, porque sabemos que hay una demanda social no atendida y los abogados podemos ayudar en eso.

Sponsors Plata

© 2020 AUNO Abogados. Todos los derechos reservados.