• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Cinco claves para crear una cultura legal data-driven

Cinco claves para crear una cultura legal data-driven

Por Ezequiel Braun Pellegrini, fundador y CEO de Brevity

La implementación de nuevas tecnologías sin dudas impacta en la calidad del servicio que ofrecen las empresas en general y los estudios de abogados en particular. La adopción cada vez más frecuente de softwares que utilizan computación en la nube, datos estructurados e inteligencia artificial aportan un alto nivel de precisión y velocidad a los procesos.

Constituciones, códigos, leyes, fallos, jurisprudencia, documentos societarios, contratos: los profesionales del derecho trabajamos con grandes volúmenes de información. La innovación tecnológica llegó para convertir todos estos valiosos datos en inteligencia que ayude a respaldar cada una de las decisiones que tomamos.

Los abogados data-driven colocamos a la información en el centro y la aprovechamos para desarrollar una planificación eficiente y rentable.

El gran desafío es utilizar con sabiduría todos esos datos organizados y consolidados. Para lograrlo, es necesario crear una cultura legal data-driven, un camino que sólo podremos recorrer con éxito si las personas involucradas están abiertas a los cambios.

Para comenzar a concebir a los profesionales legales data-driven y empujar esta transformación significativa de mentalidad, que nos permitirá modificar los flujos de trabajo y los procesos, detectamos cinco claves principales a tener en cuenta.

El primer paso es conocer, organizar y estructurar los datos, el activo principal con el que contamos. En segundo lugar, debemos encriptar los canales de comunicación para evitar que se generen vulnerabilidades en el intercambio de información.

Como tercera medida, es esencial que todos los miembros del equipo de trabajo se involucren en la creación de esta cultura legal data-driven para que cualquiera sea capaz de encontrar ese dato que va a generar un nuevo descubrimiento o que va a permitir tomar la próxima decisión acertada.

El cuarto aspecto importante es invertir en herramientas para el procesamiento y la visualización de los datos para que la información se encuentre disponible y accesible a través de la infraestructura correcta. Por último, pero no menos importante, la cultura de los datos no debe ser impuesta de un día para el otro ni a través de proyectos grandilocuentes: es mejor aprender a caminar bien antes de intentar correr.

La meta es clara y hacia allí nos dirigimos: que los estudios jurídicos o departamentos de legales tradicionales evolucionen y puedan llevar adelante una práctica legal basada en datos, con el objetivo de mejorar los tiempos y las estrategias de trabajo.


© 2022 AUNO Abogados. Todos los derechos reservados.